La interpretación periodística en la era digital

Amado Fuguet V.

Quienes tuvimos la oportunidad de cursar la cátedra de Periodismo Interpretativo con Federico Álvarez en la Universidad Central de Venezuela, recordamos entre los temas que el profesor auspiciaba en clase, el que debatía si este género era exclusivo de los medios impresos o también podía desarrollarse en televisión o radio.Web

La discusión era oportuna porque existía el argumento de los medios audiovisuales se prestaban más a la espectacularidad o a la inmediatez que al abordaje en profundidad de algún asunto noticioso. La verdad es que la radio o la TV podían incluir contenidos en sonidos o imágenes que enriquecen el trabajo periodístico.

El enfoque global de los hechos -no la mera acumulación de datos, sino su jerarquización y pertinencia -, es lo relevante. Por eso Federico Álvarez establecía que este género no conoce fronteras en los medios.  El lenguaje, el formato y el modo de difusión pueden ser distintos, pero no la técnica.

Esta tesis cobra vigencia hoy día. Podría hacerse el mismo debate sobre los medios digitales y la conclusión sería la misma. De hecho, sería más evidente, ya que, en cierta medida, el periodismo en la era de Internet y las redes sociales, puede contar con más recursos porque un solo trabajo puede tener textos, fotografías, videos, audios, infografías, como formas de contenidos.

La diferencia la da el tratamiento desde la perspectiva interpretativa. Además, dada la abundancia de información que se genera en los medios digitales, es un género indispensable y más necesario,

Dada la complejidad del entorno, la orientación que necesita la gente puede nutrirse de la interpretación periodística que, como bien lo explicaba el profesor Álvarez, no es opinión, sino la contextualización de los hechos, con antecedentes, asuntos relacionados y probables consecuencias, para hacerlos más comprensibles.

Imagen cortesía de Freepick

Anuncios

¿Más cantidad de información implica menos atención?

Amado Fuguet V.

 

Múltiples temas, infinidad de canales.Está a la vista: en la medida que se ha desconcentrado el poder de proveer información y opinión y se han caído las barreras para generar contenidos, el público cuenta con mayores fuentes y versiones sobre acontecimientos y temas de interés general o especializado.

Las redes sociales, los blogs, los buscadores y las páginas de Internet han multiplicado a velocidad asombrosa el acceso a la información.

Pero como ha sido demostrado, al ser el tiempo un recurso escaso, la cantidad atenta contra la atención. Aún en personas con alta capacidad de concentración, la tentación de conocer y estar al tanto, de hurgar, siempre distrae.

Esto supone un reto para quienes generan contenidos. Deben ser concisos y atractivos sin sacrificar calidad. Lo concreto también puede ser sinónimo de profundidad. La claridad del mensaje no necesariamente requiere de extensas explicaciones.

No se trata sólo de lo escrito o de lo gráfico. También de lo generado en audios o en videos.

Ir al grano facilita compartir ideas, formular preguntas, ofrecer respuestas, brindar información, emitir opinión. De allí la virtud de plataformas como Twitter, con infinidad de contenidos, pero cortos. La sola posibilidad de que se eliminen los límites de extensión genera polémica.

También es un desafío para quien busca contenidos no perderse en la inmensidad, para lo cual debe procurar dotarse de criterios de jerarquización para enfocarse en lo que le interesa.

Si hay algún ámbito competido, es el de los contenidos. Y por eso hay que saber gestionarlos.

 

El nuevo liderazgo de opinión en los medios sociales

Amado Fuguet V.

El desarrollo de las redes sociales ha ido moldeando  un nuevo paradigma en los procesos de formación de la opinión pública.

Antes de que este siglo trajera en sus alforjas estas nuevas plataformas de comunicación interactiva, los medios se caracterizaban por la unidireccionalidad. Y le competían los espacios cara a cara, de menos alcance, pero de mayor efectividad como proceso de intercambio.

Ahora, existe  una tribuna más democrática, sin barreras de entrada, que facilita el intercambio.

Consecuencias ha habido muchas. Una de ellas se ha producido en la esfera de la opinión pública. Tradicionalmente el  vocero referente era entrevistado con frecuencia por los periodistas de medios. O tenía en las secciones editoriales columnas propias. Estos especialistas en asuntos que van desde la cultura y el deporte hasta llegar a la política y la economía , entre muchísimas categorías temáticas; generaban opinión unidireccionalmente. La participación del público era muy receptiva, de poca interacción, pero se podía generar influencia para generar acciones o fijar posiciones.

VOCEROSEso ha cambiado. Los líderes de opinión en  la era 2.0 tienen ahora más competidores. Especialistas, conocedores de diferentes materias, entran en el escenario de la opinión pública sin intermediarios y van creando su propio liderazgo. Incluso para ser considerados como voceros en los espacios de los medios tradicionales que antes no los tomaban en cuenta.

Pero, además, ahora los líderes de opinión deben interactuar con sus seguidores, muchos de los cuales pueden incluso ser líderes en sus propias comunidades. Se produce de esta manera un  efecto viral.

La opinión pública, por tanto, es ahora un producto más colectivo. Está llena de contenidos aportados y enriquecidos  por los actores que hacen vida en las redes sociales. Los influyentes 1.0 tenían un reto menos complejo. Hasta monótono. Los de hoy deben conversar y  debatir con sus interlocutores, muchas veces en tiempo real, casi como si se tratara de una comunicación cara a cara. Y esto último le agrega valor en su efectividad como proceso generador de opinión sobre los temas de interés específicos sobre los cuales cada especialista es un referente.

¿Por qué es importante la economía para el comunicador corporativo?

Amado Fuguet V.

la foto (3)la foto (2)la foto (1)Es rutina obligada que un Gerente de Comunicaciones Corporativas  de una empresa se asome  a diario a los medios y secciones  especializados  en Economía. Puede haber alguna mención a su organización o al sector donde ésta pertenezca  que puede impactar, para bien o para mal, su reputación.

Pero no es esa la única razón por la cual este Gerente debe hacer seguimiento a la prensa económica o interesarse por el tema. He aquí algunas otras que hay que considerar:

1) El conocimiento y la comprensión de las tendencias del entorno económico le permitirá anticipar riesgos u oportunidades que estos asuntos pueden representar para la organización.

Las decisiones de política económica, general o sectorial, pueden convertirse en un tema de mucha relevancia para el funcionamiento de la empresa. Igual las proyecciones o escenarios. Una estrategia comunicacional que no considere estos elementos contextuales, puede ser fatal. No es lo mismo actuar con criterio anticipativo que reactivo.

En economías en situaciones turbulentas, por ejemplo,  los comunicadores corporativos deben afinar el seguimiento a las distintas variables –desde la inflación, pasando por las situaciones cambiarias y el comportamiento de la demanda y la producción, hasta las cifras de empleo, por citar algunas-, ya que de una u otra manera, puede ocurrir una crisis que convulsione a su institución.

2) Conocer cómo funciona la economía también es una ventaja para entender mejor el mercado donde funciona la empresa o institución y el de sus proveedores. Facilita la comprensión de los movimientos de los competidores o posibles actuaciones de los organismos reguladores. Es indispensable para advertir las tendencias del mundo laboral. Es, en definitiva, una ventana para observar acontecimientos y tendencias relacionados con los diferentes actores clave para la organización.

3) Igualmente es una fuente para vincular contextualmente las estrategias más adecuadas en comunicación externa e interna, así como en asuntos relacionados con las comunidades. Del ámbito económico podría depender el éxito de alguna iniciativa o la efectividad y oportunidad de un mensaje.

4) Comprender la economía puede ser útil para desarrollar la argumentación de temas clave. Los demás actores buscarán razones para protegerse, y es por ello que si se tiene un conocimiento mínimo sobre el funcionamiento de las variables económicas, se encontrará valioso contenido para fortalecer los mensajes.

5) Existe, por otra parte, una razón más administrativa. Según la salud de la economía, la disponibilidad de recursos para el desarrollo de los planes comunicacionales podría verse impactada. Y allí la anticipación tiene un valor.

No hace falta convertirse en economista ni experto. Pero tener una noción de esta materia siempre será un  valor agregado para la gestión de comunicación corporativa. Más en las circunstancias del entorno actual.

Este artículo es una versión ampliada del original publicado el 11 de marzo de 2012 por el autor en El Mundo Economía y Negocios.

Nuevas tendencias en periodismo de investigación

Amado Fuguet V.

La crisis económica y el debilitamiento del modelo de negocios basado en la imprenta, ha hecho que los medios de comunicación tradicionales hayan tenido que abrocharse el cinturón. Algunos se están reinventando para amoldarse a la era digital.

Pero en ese proceso, grandes medios del mundo han decidido recortar sus nóminas. Una de las áreas más afectadas ha sido el costoso departamento de investigación. La calidad de los contenidos, en consecuencia, registra daños.

Sin embargo, está surgiendo el periodismo de investigación independiente. Muchos de los afectados por la disminución de la inversión en este terreno por parte de los medios, han creado sus propias páginas web o blogs, en los cuales ejercen este tipo de periodismo.

Es una clara tendencia, según lo manifestó esta semana en Venamcham Mc Nelly Torres, Directora Asociada del Florida Center for Investigative Reporting.

Los reporteros de investigación independientes logran en algunos casos financiamiento de fundaciones que han creado empresas y ciudadanos interesados en que se haga seguimiento a las instituciones públicas y privadas.

Existen periodistas de renombre que también consiguen publicidad o patrocinio a sus páginas en Internet dedicadas a esta modalidad.

En otros casos, nutren de contenidos a los medios tradicionales, incluso a aquellos que ya no hacen investigación directamente. “Prefieren pagar por reportajes especiales a contratar plantillas propias”, dice Torres, quien ejerce este oficio por su cuenta.

Lo que sí está claro es que en la medida que se hace más compleja la sociedad, existe mayor necesidad de la investigación periodística.