Ciudadanos venezolanos se rebelan ante la crisis de la verdad

Amado Fuguet V.

La verdad sobre los asuntos de interésPortada Crisis de la Verdad público entra en crisis cuando los acontecimientos, datos y testimonios son ocultados, tergiversados o manipulados para crear una percepción ajena a la realidad, y cuando los hechos son fabricados para construir versiones en función de generar acusaciones contra actores determinados o matrices de opinión basadas en falsos positivos.

Es lo que ha pasado durante estos años en Venezuela. Esta crisis de la verdad se fue gestando progresivamente desde inicios del período chavista, y se estableció como tendencia desde que se definió como línea estratégica la hegemonía comunicacional desde el poder.

El aparato estatal y paraestatal (medios privados al servicio del régimen) ha tratado de arrinconar la verdad usando sus métodos de propaganda y censura ya conocidos, incluso con mayor agresividad. Y se ha generado un bloqueo que ha limitado la difusión de las protestas a través de medios audiovisuales tradicionales.

Esta vez se han encontrado no solo con nuevos medios periodísticos en el mundo digital que, aún con limitaciones en su alcance, han servido de fuente de información alternativa a través de cobertura profesional de los acontecimientos; sino también con ciudadanos que han documentado hechos con herramientas comunicacionales que ha aprendido a utilizar.

Una de las técnicas ciudadanas ha sido la del uso de grabaciones de videos, buena parte de ellas desde ventanas de sus hogares, que captan actuaciones de los cuerpos de represión, incluyendo aquellas perpetradas por grupos paramilitares. El país y la comunidad internacional ha podido observar escenas de todo tipo, desde ataques policiales a periodistas, pasando por persecuciones y maltratos físicos a manifestantes, hasta disparos a viviendas.

Lo relevante es que la ciudadanía, además de su presencia en la calle, está usando la comunicación como otra de sus formas de resistencia, en la defensa de la verdad que estima le ha sido escamoteada, y en la procura de compartir registros sobre las violaciones a los derechos humanos que se han venido dando en esta movilización llamada por Provea como la rebelión popular venezolana del siglo XXI.

Ver artículo completo publicado originalmente en el portal El Estímulo en el siguiente enlace: Amado Fuguet Ciudadanos ante la crisis de la verdad

 

La interpretación periodística en la era digital

Amado Fuguet V.

Quienes tuvimos la oportunidad de cursar la cátedra de Periodismo Interpretativo con Federico Álvarez en la Universidad Central de Venezuela, recordamos entre los temas que el profesor auspiciaba en clase, el que debatía si este género era exclusivo de los medios impresos o también podía desarrollarse en televisión o radio.Web

La discusión era oportuna porque existía el argumento de los medios audiovisuales se prestaban más a la espectacularidad o a la inmediatez que al abordaje en profundidad de algún asunto noticioso. La verdad es que la radio o la TV podían incluir contenidos en sonidos o imágenes que enriquecen el trabajo periodístico.

El enfoque global de los hechos -no la mera acumulación de datos, sino su jerarquización y pertinencia -, es lo relevante. Por eso Federico Álvarez establecía que este género no conoce fronteras en los medios.  El lenguaje, el formato y el modo de difusión pueden ser distintos, pero no la técnica.

Esta tesis cobra vigencia hoy día. Podría hacerse el mismo debate sobre los medios digitales y la conclusión sería la misma. De hecho, sería más evidente, ya que, en cierta medida, el periodismo en la era de Internet y las redes sociales, puede contar con más recursos porque un solo trabajo puede tener textos, fotografías, videos, audios, infografías, como formas de contenidos.

La diferencia la da el tratamiento desde la perspectiva interpretativa. Además, dada la abundancia de información que se genera en los medios digitales, es un género indispensable y más necesario,

Dada la complejidad del entorno, la orientación que necesita la gente puede nutrirse de la interpretación periodística que, como bien lo explicaba el profesor Álvarez, no es opinión, sino la contextualización de los hechos, con antecedentes, asuntos relacionados y probables consecuencias, para hacerlos más comprensibles.

Imagen cortesía de Freepick

¿Más cantidad de información implica menos atención?

Amado Fuguet V.

 

Múltiples temas, infinidad de canales.Está a la vista: en la medida que se ha desconcentrado el poder de proveer información y opinión y se han caído las barreras para generar contenidos, el público cuenta con mayores fuentes y versiones sobre acontecimientos y temas de interés general o especializado.

Las redes sociales, los blogs, los buscadores y las páginas de Internet han multiplicado a velocidad asombrosa el acceso a la información.

Pero como ha sido demostrado, al ser el tiempo un recurso escaso, la cantidad atenta contra la atención. Aún en personas con alta capacidad de concentración, la tentación de conocer y estar al tanto, de hurgar, siempre distrae.

Esto supone un reto para quienes generan contenidos. Deben ser concisos y atractivos sin sacrificar calidad. Lo concreto también puede ser sinónimo de profundidad. La claridad del mensaje no necesariamente requiere de extensas explicaciones.

No se trata sólo de lo escrito o de lo gráfico. También de lo generado en audios o en videos.

Ir al grano facilita compartir ideas, formular preguntas, ofrecer respuestas, brindar información, emitir opinión. De allí la virtud de plataformas como Twitter, con infinidad de contenidos, pero cortos. La sola posibilidad de que se eliminen los límites de extensión genera polémica.

También es un desafío para quien busca contenidos no perderse en la inmensidad, para lo cual debe procurar dotarse de criterios de jerarquización para enfocarse en lo que le interesa.

Si hay algún ámbito competido, es el de los contenidos. Y por eso hay que saber gestionarlos.

 

La mensajería móvil en el trabajo

Amado Fuguet V.

Es una tendencia cada vez más presente en las organizaciones: el uso de los servicios de mensajería móvil como un instrumento más dentro de la plataforma de comunicación interna.mensajería

La proliferación de los teléfonos inteligentes ha puesto en la mano de la gente aplicaciones que ayudan a la gente a comunicarse mejor utilizando aplicaciones de fácil uso, desde aquellas que ayudan a compartir archivos, pasando por redes sociales diseñadas para el ámbito interno y el correo electrónico, hasta llegar a las videoconferencias como Skype y a las de mensajería.

En este último caso, la más popular es el WhatsApp. Casi de forma espontánea, los equipos de trabajo han  ido usando cada vez esta aplicación en sus teléfonos móviles para intercambiar contenidos de interés común.

Algunas organizaciones han auspiciado su uso, sin que signifique la sustitución de la conversación cara a cara, que al fin y al cabo sigue siendo la más efectiva comunicacionalmente.

Las listas de difusión permiten compartir información de todo tipo, incluyendo enlaces a internet, videos, fotografías y audio, entre otros. Pero la creación de grupos es la que brinda mayor intercambio, ya que permite que se establezcan conversaciones escritas virtuales entre personas, con las mismas posibilidades de las listas.

Existen comités gerenciales que dialogan sobre temas que requieren coordinación entre sus miembros. También se utiliza para ofrecer lineamientos sobre determinados asuntos, hacer seguimiento a tareas, acoplar agendas o compartir resultados operativos, entre otros.

También constituyen una opción para ofrecer reconocimiento a logros de equipos e individuos que hayan obtenido logros resaltantes a miembros del grupo.

Es sin duda, una poderosa herramienta. Pero como todas, su buen uso es lo que la convierte en un valor agregado.

 

Foto publicada por por D N A

El sentido mágico de la palabra en las redes sociales

Amado Fuguet V.

“Nadie puede dejar la lengua en paz”. Lo decía el filólogo Ángel Rosenblat en uno de sus estudios recopilados en su utilísima obra  El sentido mágico de la palabra.

Existen manuales de estilo enfocados en los medios digitales.

Existen manuales de estilo enfocados en los medios digitales.

Se refería a que la lengua es un instrumento social. “Toda comunidad impone a sus hablantes, por la necesidad misma de la intercomunicación, unos modos comunes de expresión”, señalaba. La convivencia y la colaboración de sectores sociales diversos trae, inevitablemente, una nivelación.

Estos planteamientos los hacía el maestro Rosenblat en los setenta, mucho antes del auge de Internet y las redes sociales, donde se crean comunidades en las cuales se han ido modificando el léxico y las formas de expresión.

Es un proceso en el cual la nivelación del lenguaje se genera en diferentes sentidos, desde abajo, desde arriba y horizontalmente. Todos somos actores en este mundo digitalizado, incorporando expresiones en nuestros intercambios con los demás. Y la lengua va cambiando aceleradamente, tanto que la misma Real Academia Española ha ido incorporando rápidamente nuevas palabras que hasta hace poco ni siquiera existían.

Pero hay que estimular el buen uso del lenguaje en las redes, tanto como en cualquier otro ámbito. El modelaje de las instituciones, los líderes, los medios, los comunicadores y los influyentes es esencial. Existen iniciativas de fundaciones, de las academias e incluso de individuos expertos en el uso del idioma, que en las propias redes sociales orientan pedagógicamente en este sentido.

Es una responsabilidad. Además, en Twitter, Facebook, en un blog o en cualquier medio digital, cada  persona, grupo o institución construye su propia reputación. Lo hace no sólo por la credibilidad y calidad de las informaciones u opiniones que comparte y la forma como genera interacción, sino también por el mejor uso que hace del idioma.

Nadie puede dejar la lengua en paz, para enriquecerla y modernizarla, mucho menos en Internet.

Relaciones Públicas en la era 2.0

Amado Fuguet V.

relacionesNunca es suficiente insistir en que fortalecer las relaciones con sus públicos fundamentales es una necesidad estratégica de toda organización.

La perspectiva apropiada de esta gestión es que se logren estrechar estos vínculos a través de la identificación de asuntos en los cuales existe un mutuo interés, y que, por lo tanto, deben ser abordados conjuntamente.

Tal conceptualización supone una visión bidireccional entre la organización y cada uno de sus públicos, y multidireccional si los temas de preocupación común son coincidentes con diferentes actores.

Si el enfoque es unidireccional, las relaciones no se hacen sólidas y, por lo tanto, suelen ser efímeras. Esta práctica, así vista, no agrega valor estratégico, e incluso puede ser contraproducente tácticamente.

En la era 2.0, la exigencia del modelo de Relaciones Públicas bidireccional o multidireccional es mayor. Entre otras razones porque los diferentes actores clave, como los consumidores, los trabajadores y la comunidad, entre otros, han adquirido un mayor poder de comunicarse y crear alianzas a través de los medios sociales. Pueden presionar con mayor efectividad  a las empresas e instituciones privadas o públicas, a asumir posturas y comportamientos en función de sus intereses.

Esto obliga a las organizaciones a darle mayor peso estratégico a sus procesos de Relaciones Públicas, y a desarrollar planes que permitan combinar canales presenciales, y medios tradicionales, con los digitales y de redes sociales.

Escuchar y buscar la colaboración y cooperación tienen en los tiempos actuales una importancia como nunca antes. Los actores quieren participar y ser protagonistas activos. Entender esta realidad y adoptarla como una oportunidad puede dar paso a iniciativas creativas, lo que puede conducir a que las relaciones públicas se conviertan en un proceso de cambio interno y externo.

El nuevo liderazgo de opinión en los medios sociales

Amado Fuguet V.

El desarrollo de las redes sociales ha ido moldeando  un nuevo paradigma en los procesos de formación de la opinión pública.

Antes de que este siglo trajera en sus alforjas estas nuevas plataformas de comunicación interactiva, los medios se caracterizaban por la unidireccionalidad. Y le competían los espacios cara a cara, de menos alcance, pero de mayor efectividad como proceso de intercambio.

Ahora, existe  una tribuna más democrática, sin barreras de entrada, que facilita el intercambio.

Consecuencias ha habido muchas. Una de ellas se ha producido en la esfera de la opinión pública. Tradicionalmente el  vocero referente era entrevistado con frecuencia por los periodistas de medios. O tenía en las secciones editoriales columnas propias. Estos especialistas en asuntos que van desde la cultura y el deporte hasta llegar a la política y la economía , entre muchísimas categorías temáticas; generaban opinión unidireccionalmente. La participación del público era muy receptiva, de poca interacción, pero se podía generar influencia para generar acciones o fijar posiciones.

VOCEROSEso ha cambiado. Los líderes de opinión en  la era 2.0 tienen ahora más competidores. Especialistas, conocedores de diferentes materias, entran en el escenario de la opinión pública sin intermediarios y van creando su propio liderazgo. Incluso para ser considerados como voceros en los espacios de los medios tradicionales que antes no los tomaban en cuenta.

Pero, además, ahora los líderes de opinión deben interactuar con sus seguidores, muchos de los cuales pueden incluso ser líderes en sus propias comunidades. Se produce de esta manera un  efecto viral.

La opinión pública, por tanto, es ahora un producto más colectivo. Está llena de contenidos aportados y enriquecidos  por los actores que hacen vida en las redes sociales. Los influyentes 1.0 tenían un reto menos complejo. Hasta monótono. Los de hoy deben conversar y  debatir con sus interlocutores, muchas veces en tiempo real, casi como si se tratara de una comunicación cara a cara. Y esto último le agrega valor en su efectividad como proceso generador de opinión sobre los temas de interés específicos sobre los cuales cada especialista es un referente.

El sabor de los contenidos en los medios sociales

A la cartaAmado Fuguet V.

Imagine a un chef que quiera distinguirse. Sabe las técnicas básicas de la cocina.  Le pone ingredientes a su receta, de acuerdo con una estrategia que va definiendo su estilo en los fogones.

Estos componentes de la sazón constituyen  contenidos. Cada plato es un mensaje y el menú completo refleja el posicionamiento gastronómico de este cocinero.

Pero de nada vale si no investiga la preferencia del comensal, sus gustos y sugerencias. Por eso todo buen chef busca crear su comunidad, atenderla e intercambiar con ella.

Igual ocurre en los medios sociales. Específicamente cada organización debe contar con una carta de contenidos que responde a una estrategia de posicionamiento necesariamente alineada con el propósito y los objetivos que se ha trazado en su planificación.

Y no hay una receta única. Habrá técnicas parecidas, pero cada quien buscará crear sus propias comunidades según intereses comunes.

Una ONG tiene un menú de contenidos muy diferente al de un gremio y seguramente distinto al de una empresa industrial. Y el de ésta tendrá elementos poco parecidos al de una de servicios o una comercial. Los sabores son distintos. Usar los mismos ingredientes y las mismas estrategias y tácticas hacen más difícil la diferenciación necesaria.

La planificación editorial de contenidos de las redes sociales y la ejecución creativa según la estrategia de posicionamiento de cada caso, es lo que hace la diferencia. Es lo que ayuda a crear comunidades con las cuales se producen las conversaciones sociales.

Es una de las cosas que hay que aprender de los grandes chefs. Son líderes que se integran. Comparten sus recetas en la especialidad en la que destacan y logran captar ideas de sus seguidores fieles (y de los que aún no lo son). ¡Buen provecho!

______________________________________________________________________

Foto cortesía de Cerveceros de Venezuela, del Concurso Cerveza a la Carta.

El liderazgo 2.0 en las organizaciones

Amado Fuguet V.

LiderazgoLos líderes tienen que vivir y sentir sus organizaciones. Para ello requieren promover y practicar la comunicación abierta, de tal forma que los procesos de influencia sean desarrollados conjuntamente tanto por quienes tienen el mando formal de la dirección y la estrategia como por quienes, en diferentes niveles, se encargan de la ejecución.

En este tipo de cultura se estimula el ejercicio del liderazgo a lo largo de las organizaciones. Que exista uno a varios líderes en la cúspide no contradice que pueda haber muchos líderes, aún cuando éstos no tengan autoridad derivada de sus cargos.

Esta característica puede verse estimulada por las nuevas herramientas tecnológicas, que facilitan la comunicación social dentro de las empresas o instituciones. Pero no dependen de ella exclusivamente. Lo que define al liderazgo 2.0 es la actitud y los comportamientos fundamentados en la apertura conversacional.

El líder 2.0 pueden utilizar blogs o redes sociales internas que le permitan obtener comentarios sobre asuntos de interés para la organización. También pueden mantener contacto a través de carteleras, correos electrónicos  o videoconferencias. Pero lo esencial es que caminen por la organización, hagan acto de presencia y dialoguen, para escuchar y compartir mensajes sobre la estrategia, la operación, la cultura interna y el rol de los individuos y equipos.

Esto puede hacer más eficaz el liderazgo, en el sentido de que los objetivos organizacionales sean alcanzados o superados. Al sentir la gente que tiene algún grado de participación en la resolución de problemas, en el aprovechamiento de oportunidades y  en la toma de decisiones, mayor será su compromiso.

Insistimos: el liderazgo 2.0 es comunicación abierta. Mientras más se comparta y más se escuche, más posibilidades existen de que líderes y seguidores cooperen y colaboren conjuntamente en una misma dirección.

—————————————————

Foto cortesía de Apple Eyes Studio por medio de Freedigitalphotos.net

La condición digital: un nuevo entorno comunicacional

Amado Fuguet V.

La condition numériquePara todo comunicador, resultan muy valiosas las conclusiones del ensayo que acaban de publicar Jean François Fogel y Bruno Patiño, “La Condition Numérique”, La condición digital, y que pudimos conocer a través de la charla colgada en la web y que el primero de estos autores dictó por internet días atrás, promovida por  la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) y la CAF.

Fogel y Patiño han asesorado e impulsado la digitalización de diversos medios europeos, como Le Monde.

Según el  periodista francés, la invención del navegador y del motor de búsqueda eran los grandes hitos de Internet. Pero el gran acontecimiento se concentró en sólo 20 meses, entre finales de 2005 y principios 2007, al entrar en escena You Tube, Twitter, el acceso público a Facebook y el anuncio del Iphone.

Para Fogel, antes de eso, el texto representaba el conocimiento y la imagen tenía un rol menor, aunque importante.  Con You Tube, se textualiza la imagen. Al preguntar por algo en forma de texto en los buscadores, la respuesta llega en forma de video.

Con Twitter, lo importante es el “ahora”. No lo que pasó dos horas antes o el día precedente.

Con Facebook, se genera el compromiso social, no individual.

Y con los teléfonos inteligentes, lo fundamental es la comunicación “en todas partes”.

De esta forma, afirman, Internet deja de ser un medio de comunicación, para convertirse en un espacio social, donde las personas son actores activos.

LOS IMPACTOS

Entre los impactos que se reflejan en esta nueva condición digital resalta el hecho de que, al mismo tiempo,  todo lo lo que viaja por la red tiene un alcance mundial, es global; pero cada individuo configura qué tipo de temas y contenidos le interesa leer o comparte. También determina su red de relaciones y contactos. Cada persona ve algo distinto del otro. Puede haber aproximaciones, pero siempre hay rasgos distintivos que dan un perfil individual.

A juicio de Fogel, a pesar de la fragmentación y la emocionalidad que puede observarse en redes como Twitter, hay un flujo que da continuidad a la información, de tal manera que cuando ocurre un hecho o se produce una declaración, se va contextualizando e interpretando constantemente.

Adicionalmente, está surgiendo lo que estos expertos denominan un estilo indirecto digital: mezclamos lo que decimos, con lo que otro manifiesta, y agregamos un enlace, todo sin crear confusión en menos de 140 caracteres.

Estas son algunas de las conclusiones de este interesante ensayo de Fogel y Patiño. El vídeo del webinar fue puesto en la red por la Fnpi y la CAF en el siguiente enlace: http://vimeo.com/65380971