¿De qué dependen las actitudes en la organización?

Amado Fuguet V.

Cuando un equipo de trabajo o un individuo en una organización adopta una actitud determinada ante una situación, un lineamiento o una decisión, lo hace basado en varios factores.

Actitud y percepciónPuede estar determinada por sus propias convicciones o valores. También existe la posibilidad de que se derive de la presión coercitiva de algún actor con poder. O de la presión que ejercen los demás del grupo al cual pertenece, cuando se trata de un individuo. Igualmente puede resultar de algún incentivo que lo mueva en la dirección de quien se lo otorga.

Pero existe probabilidad de que esa actitud emane de la percepción o interpretación que tenga del hecho. Y aquí entramos en el terreno de la influencia, es decir, de la versión que le presenten sus interlocutores sobre las razones de la situación, sus características y sus consecuencias.

El mensaje que reciba, podrá persuadir al grupo o al individuo de asumir una posición cercana a la del interlocutor o emisor. Un mismo hecho puede ser interpretado de distintas formas. Y en ellos pesan tanto las razones como las emociones.

Por ejemplo, si se toma una decisión y quienes la adoptan no se preocupan de divulgarla a tiempo, no la explican adecuadamente y no le imprimen dosis de compromiso, los impactados harán su propia interpretación y quienes quieran cuestionarla tendrá el campo abierto para que su versión predomine.

Los gerentes están llamados a comprender que parte esencial de su rol es el de comunicar, en función de influir en que los equipos e individuos trabajen en una dirección determinada.

Anuncios