Los trabajadores como comunicadores

Amado Fuguet V.

Cuando se gestionan los procesos de comunicación interna en las organizaciones, una de las razones por las cuales no se logran los resultados deseados está relacionada con la práctica de considerar a los trabajadores simplemente como audiencia.

En realidad, todos quienes hacen vida en las empresas e instituciones son interlocutores, lo que implica un enfoque más integral. tarabajo y comunicación

Asumir que se trata simplemente de “público”, aunque se le defina como clave,  limita las posibilidades comunicacionales. El carácter pasivo que supone, hace que se le considere solo como un receptor de información.

En realidad, el trabajador es un actor activo dentro de los procesos comunicacionales. Escuchan, es cierto, pero también necesitan ser escuchados.

Son voceros naturales. Intercambian ideas, opiniones, afirmaciones, inquietudes. Lo hacen con sus compañeros, pero también con sus supervisores y con todos con  quienes conviven.

También generan mensajes cuando callan. Igualmente lo hacen a través de su comportamiento.

Quienes están a cargo de dirigir las comunicaciones internas, así como quienes tienen responsabilidades gerenciales y de jefatura, pueden lograr mayor efectividad en su gestión cuando asumen un paradigma que identifica a los trabajadores como comunicadores en su sentido más amplio.

Las conversaciones en las organizaciones son protagonizadas por todos. Tanto las formales como las informales.

No hay que olvidar que incluso, los trabajadores también comunican en los ámbitos externos, las experiencias que viven dentro de la entidad donde laboran.

Por eso es importante comprender y cultivar este rol, que no es exclusivo de quienes supervisan.

Anuncios