La mensajería móvil en el trabajo

Amado Fuguet V.

Es una tendencia cada vez más presente en las organizaciones: el uso de los servicios de mensajería móvil como un instrumento más dentro de la plataforma de comunicación interna.mensajería

La proliferación de los teléfonos inteligentes ha puesto en la mano de la gente aplicaciones que ayudan a la gente a comunicarse mejor utilizando aplicaciones de fácil uso, desde aquellas que ayudan a compartir archivos, pasando por redes sociales diseñadas para el ámbito interno y el correo electrónico, hasta llegar a las videoconferencias como Skype y a las de mensajería.

En este último caso, la más popular es el WhatsApp. Casi de forma espontánea, los equipos de trabajo han  ido usando cada vez esta aplicación en sus teléfonos móviles para intercambiar contenidos de interés común.

Algunas organizaciones han auspiciado su uso, sin que signifique la sustitución de la conversación cara a cara, que al fin y al cabo sigue siendo la más efectiva comunicacionalmente.

Las listas de difusión permiten compartir información de todo tipo, incluyendo enlaces a internet, videos, fotografías y audio, entre otros. Pero la creación de grupos es la que brinda mayor intercambio, ya que permite que se establezcan conversaciones escritas virtuales entre personas, con las mismas posibilidades de las listas.

Existen comités gerenciales que dialogan sobre temas que requieren coordinación entre sus miembros. También se utiliza para ofrecer lineamientos sobre determinados asuntos, hacer seguimiento a tareas, acoplar agendas o compartir resultados operativos, entre otros.

También constituyen una opción para ofrecer reconocimiento a logros de equipos e individuos que hayan obtenido logros resaltantes a miembros del grupo.

Es sin duda, una poderosa herramienta. Pero como todas, su buen uso es lo que la convierte en un valor agregado.

 

Foto publicada por por D N A
Anuncios

El impacto de los rituales en la cultura organizacional

Amado Fuguet V.

De entrada, vale la pena aclarar que el significado de la palabra “ritual” en las organizaciones es distinto al de su acepción religiosa. Tiene que ver más con eventos que de alguna manera se institucionalizan -independientemente de su formalidad-, se realizan con una periodicidad determinada, y constituyen uno de los elementos clave de la cultura organizacional.

Es conocido, por ejemplo, que en las universidades los estudiantes realizan una actividad de “bautizo”, generalmente de carácter jocoso, a quienes están ingresando. En cada una de ellas es diferente, pero en todas, busca generar sentido de pertenencia.

En las empresas generalmente hay una fecha especial en el año en la cual los miembros de la organización  se congregan en una actividad para compartir, a veces asociada al aniversario de la institución, y otras a un día emblemático de relevancia para la organización o de la especialidad profesional de sus miembros.

Los rituales tratan de afianzar valores y creencias. En las empresas donde la estabilidad y la trayectoria tienen un alto significado dentro de la cultura organizacional, se realizan eventos anuales de reconocimiento a los años de servicio, con entrega de botones o emblemas que llenan de orgullo a quienes los reciben.

En otras, donde se quiere afianzar la orientación al logro, el gran ritual anual está enfocado en reconocer los resultados extraordinarios obtenidos por equipos e individuos, a quienes se les conceden placas y premios.

Existen también rituales cuyo propósito es lograr más integración, por lo que se organizan encuentros de carácter deportivo, cultural o social, y que generalmente es esperado por los trabajadores.

En cualquier caso, los rituales tienen un gran impacto en la caracterización de la cultura de cada entidad.