¿Qué exigencias implica el blog en una plataforma comunicacional?

Amado Fuguet V.

La digitalización de sus plataformas comunicacionales es una tendencia a la que progresivamente se han ido incorporando cada vez más organizaciones.

Esta transformación, donde se ha dado como parte de una estrategia, cuenta con un abanico de opciones que le permite a las empresas e instituciones escoger las herramientas más adecuadas a su realidad.

blogMás allá de la página web, la intranet o los boletines electrónicos, las plataformas han ido agregando las redes sociales y los blogs corporativos, internos o externos.

El blog tiene ventajas y exigencias  que si no se gestionan adecuadamente pueden convertirse en riesgos, o al menos en debilidades.

Entre sus propiedades resalta el dinamismo y su flexibilidad para adaptarse a las necesidades estratégicas o tácticas de los lineamientos editoriales que establece cada organización o proyecto. También por las posibilidades de interactividad que ofrece, y que es administrativa según el grado de apertura con que es concebido.

Pero al mismo tiempo exige de planificación y capacidad de ejecución e interacción  en la gestión de los contenidos. Requiere actualización constante, con un ritmo  marcado por la oportunidad y la novedad.

Cuando el blog mezcla textos cortos, de fácil lectura, imágenes, infografías, gráficos o vídeos  se hace más atractivo, pero esto se convierte también en un reto, ya que supone la contratación de productores de este tipo de contenidos.

Pero el blog como isla puede perder efectividad. Su éxito también depende de la sinergia que genere con otros medios, como Twitter, los Newsletters, la web e incluso los medios no digitales de la empresa.

Anuncios

¿Son necesarias las políticas comunicacionales en la organización?

Amado Fuguet V.

Sea una empresa, una entidad gubernamental, una ONG, un gremio, o cualquier institución, todos necesitan y deben comunicarse. Es la esencia de toda organización, por su conformación humana.

Pero para lograr un orden comunicacional en función de que esta dinámica se desarrolle en procura de los objetivos de la organización como un todo, de sus unidades, de sus proyectos y de los equipos de trabajo, hace falta tener reglas claras.

Si bien es cierto que los organigramas y las funciones establecen parámetros de actuación, expresos o tácitos, es saludable que se establezcan políticas comunicacionales, que pueden variar por la cultura y características de cada organización.normas

En el caso específico de la vocería interna y externa, por ejemplo, es fundamental que se establezcan tanto normas como guías de actuación, que deben ser respetadas por quienes forman parte de la empresa o institución.

El rol de vocería de un presidente o gerente general debe estar debidamente establecido, y es distinto al de los gerentes de distintas áreas o proyectos. Además, es cambiante, según la realidad situacional que deba enfrentar la organización. El ejercicio de la vocería en situaciones de crisis, por su impacto y naturaleza estratégica, es diferente al que se aplica cuando se abordan temas más operativos.

Existen lineamientos que el responsable de los procesos de comunicación corporativa debe promover a través de inducciones o canales, preferiblemente presenciales, para que todos los gerentes sepan cómo actuar comunicacionalmente tanto interna como externamente.

Un malentendido que pueda producirse en esta materia, puede generar riesgos reputacionales que, cuando se presentan, son costosos y difíciles de revertir.

La importancia de integrar la comunicación a la estrategia

Amado Fuguet V.

En un reciente Taller que ofrecimos sobre Planificación de Comunicaciones Corporativas, el grupo tuvo la oportunidad de aplicar los ejercicios sobre la base del Balanced Score Card, que es el modelo de gestión estratégica sobre el cual planifica la empresa donde trabajaban los participantes.

Cuando los encargados del proceso de comunicación consideran como referencia directa el plan estratégico, las iniciativas que les toca identificar están mejor enfocadas para aportar valor a la organización.BSC

En el caso de este grupo, el plan de comunicación interna y externa se estructuró para apoyar los objetivos definidos desde la perspectiva financiera, del cliente, de los procesos y del aprendizaje.

Más aún, como producto de las dinámicas del taller, emergieron ideas vinculadas sobre todo a mejorar el clima interno, procurar un mayor sentido de pertenencia, impulsar actividades para afianzar la cultura corporativa deseada por la organización y afianzR la marca en clientes y actores clave del negocio.

La planificación así concebida tiene además la ventaja de tener un foco estratégico más claro. El impacto de la gestión comunicacional se hace más evidente y con sentido organizativo, pues pasa de ser meramente instrumental a estratégica.

De esta manera, tanto la dirección de la empresa como las demás unidades operativas y de apoyo, descubren o refuerzan la importancia estratégica del área de comunicaciones. Y esto hará que se le considere más integrada al negocio.

El director o gerente de Comunicaciones debe considerar además que para su gestión debe convencer a los líderes de los demás departamentos que deben ser agentes activos de las iniciativas de comunicación.

Comunicación interna más allá de lo operativo

Amado Fuguet V.

Con seguridad, el foco temático en la mayoría de las empresas, es lo operativo. Al fin y al cabo, establecer objetivos, gestionar los procesos y los recursos, y alcanzar las metas es el epicentro de un negocio.

Pero lograr productividad operativa pasa por considerar e instalar en la agenda organizacional otros temas.COMUNICACIÓN

En entornos adversos, la gente siente el impacto que ese contexto está produciendo sobre la empresa. Si faltan insumos y materias primas, será notable para todos. Y por ello los gerentes deben orientar a sus colaboradores sobre estas realidades y el impacto que puede generar. De lo contrario, surgirán otras versiones.

Cuando el clima organizacional tiene muchas brechas frente a lo deseable, o incluso cuando se logran cubrir, es propicio abordarlo y generar conversaciones que apunten a rescatar un mejor ambiente interno o a fortalecerlo cuando es favorable.

También debe ser objeto temático el modelo de comportamientos asociados a los valores y competencias deseados en la empresa para que, precisamente, se facilite el logro de los objetivos.

Los asuntos que atañen a los individuos, como sus planes de carrera y formación, los reconocimientos u orientación sobre el desempeño, son muchas veces pasados por alto. Y resulta que están muy asociados a la motivación que genera compromiso.

Los temas blandos, en general, asociados a la gente, deben formar parte de los contenidos del diálogo organizacional. Al final del día, de allí depende mucho que lo operativo sea exitoso.