La preocupación por los demás ayuda a la productividad

Amado Fuguet V.

Ser “prosocial” en la empresa puede mejorar el clima y, por ende, la productividad organizacional.

Eso ocurre cuando los compañeros de trabajo y especialmente los que tienen roles de supervisión colaboren con quienes sufren stress o ansiedad por tener exceso de trabajo, o cuando comprendan sus errores y los ayuden a superarlos.Coaliciones

Lo acaba de referir la revista Newsweek: los científicos están explorando las conexiones entre preocuparse por los demás y la productividad laboral.

Según la publicación, nuestros cuerpos responden a las interacciones sociales positivas en el trabajo en varias formas: menos presión arterial y ritmo cardíaco, un mejor sistema inmune y óptimos niveles hormonales.

Cuando los jefes son justos y se esfuerzan, se incrementa la moral de sus colaboradores, lo que se traduce en mayor lealtad y compromiso.

Los científicos citados por la revista comentan que una actitud amable puede enseñarse en la organización a través de la práctica, a través de programas basados en la psicología e incluso en referencias budistas como la colaboración, la resiliencia y la meditación.

La comunicación es determinante, especialmente la escucha y la empatía, ya que permiten comprender las razones y sentimientos de los demás.

Los estudios vienen a darle mayor peso científico a la tesis según la cual los estilos autoritarios son cada vez menos efectivos. La productividad está más vinculada a la auténtica preocupación que tienen las organizaciones y sus líderes por sus colaboradores.

Anuncios

La activa participación de las ONG de DDHH en las redes sociales

Amado Fuguet V.

La crisis por la cual están pasando los derechos humanos en Venezuela desde que se iniciaron las protestas en febrero, ha puesto de relieve la importancia de las organizaciones independientes no gubernamentales especializadas en este ámbito.

Aparte de las gestiones directas asociadas a la defensa de detenidos, perseguidos, acosados y de apoyo a familiares de víctimas; las ONG y activistas asociados a ellas han reforzado su rol a través de redes sociales y otros medios de comunicación.Provea Redes

Organizaciones como el Foro Penal Venezolano (@Porhumanidad), el Programa Venezolano de Educación-Acción en DDHH (@Provea) o el Centro de Derechos Humanos de la UCAB (@CDH_UCAB), entre otras; han asumido un papel de orientación, información y alerta, muy relevante para la sociedad en circunstancias como las que se viven en el país.

También lo han hecho figuras líderes de estas organizaciones, tanto nacional como regionalmente, quienes a través de sus cuentas en Twitter han permitido a quienes protestan y la opinión pública en general,  hacer seguimiento de situaciones y casos generales y particulares que pudieran significar violación de los derechos humanos.

Muchas de estas organizaciones han desarrollado, además,  plataformas en internet que facilitan a las víctimas, sus familiares o amigos, registrar los casos para que sean debidamente documentados y tratados a través de los procesos establecidos para tal fin.

La comunicación, así concebida, ha constituido un factor fundamental para que se conozcan los hechos, se formulen recomendaciones de prevención, y se establezcan mecanismos de consulta y seguimiento que permita proteger los derechos ciudadanos.

Provea Redes

La comunicación cara a cara es crucial en las crisis

Amado Fuguet V.

Las situaciones de crisis en las organizaciones se presentan cuando por factores externos o internos, su funcionamiento normal o deseado se pierde o se pone en riesgo.  Se evidencia cuando queda disminuido el control por parte de quienes las dirigen.

No sólo se ven afectadas las organizaciones como un todo, sino sus equipos de trabajo y los individuos.  La incertidumbre y la pérdida de confianza en la pronta solución generan estados emocionales y comportamientos que pudieran no ser sanos para resolver la crisis.cara-a-cara

Las situaciones de este tipo exigen internamente una gestión apropiada de las comunicaciones. Determinar los mensajes y proveerlos en el momento apropiado es obviamente una tarea indispensable.

Pero tal vez lo más crucial es definir la forma como se van a compartir. Dadas las circunstancias emocionales y la inseguridad que envuelven a las crisis, la comunicación cara a cara ofrece muchas ventajas.

Esto implica que los directivos y gerentes estén totalmente sensibilizados para asumir este rol. Esto supone que deben hacer el mayor de los esfuerzos para, organizadamente, brindar orientación a la gente. También para ofrecer la información sobre los impactos y decisiones asociadas a la crisis, así como para escuchar vivencias, dudas, ideas y preguntas.

La comunicación cara a cara es la más apropiada para encontrar la cohesión necesaria para afrontar la realidad de la crisis y para las actuaciones que deben activarse.

Es, sobre todo, el canal más efectivo para mantener la motivación, rescatar la confianza y mitigar la incertidumbre.

Los medios internos, por supuesto, usados discrecionalmente, constituyen un soporte a la estrategia de la comunicación presencial.

El trabajador como vocero

Amado Fuguet V.

Las organizaciones cuentan –es lo aconsejable- con políticas de vocería ante los distintos actores de interés. Estas normas establecen quiénes son los responsables de comunicar las informaciones o posiciones sobre los temas relevantes ante autoridades regulatorias, clientes, medios de comunicación, comunidades y público en general, entre otros.voceros trabajadores

Pero más allá de las asignaciones formales para ejercer este rol, los trabajadores, profesionales y gerentes terminan convirtiéndose en voceros naturales y cotidianos.

Las organizaciones que han comprendido esta realidad han desarrollado estrategias para que lo que supuestamente es un riesgo, sea una oportunidad, tanto en situaciones de crisis, como en el desarrollo normal de las actividades de la empresa.

Los trabajadores, profesionales, administrativos y obreros, tienen una gran ventaja: la confianza que les concede el público.

Muchos estudios lo evidencian. La agencia Edelman, por ejemplo, mostró recientemente los resultados de una encuesta en España. Allí se determinó que el influyente que genera más confianza para comunicar cada tema es el empleado de la compañía, con un 36%, seguido por el CEO (27%), el consumidor activista (25%), el académico o experto (21%) y el portavoz oficial (16%).

Aunque no pueda extrapolarse y pueda variar según el país, es una referencia que reafirma la necesidad de que la organización se preocupe por estrechar la comunicación interna con sus colaboradores, quienes de una u otra forma tienen gran incidencia sobre la reputación ante los diferentes grupos de interés. Los trabajadores constituyen el mejor aliado comunicacional con que puede contar la empresa.