A mayor participación, mayor atención

Amado Fuguet V.

No es casual que en las organizaciones donde se propicia una mayor participación por parte del personal en las conversaciones internas sobre asuntos de interés mutuo, se consiga que los equipos e individuos presten mayor atención sobre estos temas.

Es por ello que cuando se busca colocar en la agenda interna asuntos prioritarios, una de las fórmulas más efectivas es que se estimule el intercambio de contenidos sobre tales ejes temáticos.participar

Parte del secreto es que cuando se le abren  oportunidades a la gente de presentar sus ideas, puntos de vista, comentarios y dudas, la disposición a incluir estos asuntos en sus prioridades de atención aumenta.

En procesos de cambio, por ejemplo, si se identifican los asuntos críticos del proyecto respectivo y se impulsa la comunicación abierta acerca de estos puntos, es menos cuesta arriba vencer resistencias, facilitar la comprensión de los objetivos y lograr compromiso con ellos.

Tomar esta vía trae, por tanto, varios beneficios. Refuerza el posicionamiento de los temas clave, concentra la gestión en los temas prioritarios, propicia un mejor clima de trabajo y disminuye en cierta medida la incertidumbre.

En los ambientes en donde se escucha a los colaboradores y éstos perciben esta actitud tal cual, se produce una reciprocidad: la gente, a su vez, escucha más.

Esta es una práctica fundamental muy recomendable tanto para quienes tienen que dirigir procesos de comunicación interna en las empresas, como para quienes tienen roles de liderazgo y de gerencia en las diferentes áreas.

Querer participar es una actitud cada vez más frecuente. Abrirle espacios es una sana estrategia para comportamientos creativos y productivos.

 

Anuncios

Comprender el entorno: un reto gerencial

Amado Fuguet V.

dineroDecía Peter Drucker en su indispensable libro Las Nuevas Realidades que “la información es, sin duda, conceptual; pero el significado no lo es. Es percepción”.

Basado en esa apreciación, sostenía que la planificación en las organizaciones públicas y privadas tendía a visualizar “escenarios”, cuyo punto de partida es la percepción del todo.

Por ello, comprender el entorno, sobre todo si es complejo, hostil y retador, es imprescindible para que los procesos gerenciales sean más efectivos.

Es imposible que en un contexto complicado, salpicado de crisis e inestabilidad, los gerentes desarrollen su gestión sin entender factores que puedan incidir en sus resultados.

La economía es uno de ellos. Por eso los escenarios tienen como ingrediente las perspectivas de lo que probablemente ocurra  en este ámbito.

Hace falta una comunicación basada en la escucha y observación sobre lo que está ocurriendo y pueda suceder en el entorno. Tanto lo que se pueda asimilar de los temas y posiciones que se exponen a través de los medios de comunicación, como aquellos que puedan obtenerse de fuentes directas.

El debate y el intercambio sobre estos aspectos agrega mucho valor. Aunque existan patrones comunes sobre el impacto de una decisión gubernamental determinada, siempre habrá elementos que lo hacen diferente en cada empresa.

Esta percepción incidirá en las decisiones que se tomen en la organización. Y para que ellas sean de mejor calidad, hace falta que los  gerentes  de las distintas áreas comprendan la caracterización del entorno y sus posibles consecuencias sobre cada una de las áreas de la organización y sobre ésta como un todo. Y, además, orienten a sus equipos de trabajo.

En entorno complejos, es muy necesario fortalecer la comunicación interna.