El entorno impone una mejor comunicación laboral

Estos son tiempos en los cuales los empresarios y los gerentes venezolanos están asumiendo importantes retos para mejorar sus procesos comunicacionales con los diferentes actores que impactan los procesos y la reputación de sus organizaciones, especialmente con los trabajadores.

Amado Fuguet V. 

El cuidado exclusivo por la comunicación con el cliente-que sigue siendo uno de los actores críticos para toda empresa- ha permeado hacia otros públicos, como las comunidades y los trabajadores.

En este último caso, existen factores del entorno que han estimulado la sensibilización gerencial sobre la comunicación efectiva con quienes hacen vida en las organizaciones.

El reacomodo sindical, las nuevas leyes laborales, la inestabilidad económica, las presiones regulatorias, las crisis de expropiación y los riesgos del personal en las comunidades donde viven, entre otros factores, crean un contexto cada vez más apremiante para conducir adecuadamente las relaciones con los trabajadores.

También hay variables dentro de las propias empresas que agregan angustias. El clima interno se ha enrarecido en muchas organizaciones en buena parte porque no existen planes y procesos bien definidos, porque aún priva la distancia entre los gerentes y la base, porque no hay coordinación entre las unidades y, muy especialmente, porque abatidos por las presiones del negocio, los gerentes dan mayor prioridad a los temas duros que a los blandos en sus agendas de trabajo.

Incertidumbre

Si algún estado emocional ha prevalecido dentro de las empresas venezolanas ha sido la incertidumbre. Tanto entre dueños y gerentes como trabajadores. Esta sensación de inseguridad que hasta hace unos años sólo se percibía en algunos sectores de la economía, se ha instalado prácticamente en todos los ámbitos empresariales. El temor  a un eventual anuncio sobre alguna estatización se ha instalado en la agroindustria, la banca, la construcción, el comercio, las telecomunicaciones, el transporte y cualquier sector.

Por si fuera poco, la necesidad de recortar gastos –incluyendo recortes de nómina en muchos casos-, derivado de la recesión, la disminución de la demanda  y la alta inflación que caracteriza a la economía, también ha elevado la temperatura a la incertidumbre reinante en las empresas.

Los empresarios están comprendiendo que los riesgos que atentan contra la supervivencia de sus organizaciones y el logro de sus objetivos estratégicos, serán cada vez  mayores. Pero también que deben actuar, no quedarse en el círculo de espera.

Atender a la gente

En épocas de incertidumbre,  la atención de los actores clave de la organización es de altísima prioridad. El bienestar del personal es un factor crítico. Primero sus necesidades básicas. Pero no sólo de pan vive el personal. También aspira crecer y trabajar en un ambiente laboral donde se le tome en cuenta y perciba que hay una relación de respeto.

En este contexto, el liderazgo empresarial del sector privado, en algunos casos ha buscado un diálogo interno con los trabajadores, para escuchar sus necesidades y exponer la dinámica de las empresas dentro del complejo entorno que hoy viven.

Las organizaciones maduras incorporan sus procesos comunicacionales internos en el marco de la estrategia de negocios. Los líderes de primer nivel deben comprender que los miembros de la organización generalmente esperan que sean ellos quienes contextualicen el rumbo de la compañía.

En ellos recae la responsabilidad principal de darle dirección a la gente que interviene en los procesos organizacionales, proactiva y no reactivamente, y siempre aclarando y orientando a la gente cómo conducir el barco en tiempos de turbulencia sin perder el rumbo estratégico.

Deben además asegurarse que los líderes intermedios comprendan y participen activamente en comunicarse también con la gente para que la orientación se convierta en comportamientos acordes con la estrategia  y en hechos tangibles en la operación.

Es por ello que resulta indispensable darle carácter estratégico y no meramente instrumental a las comunicaciones internas.

Los líderes también se preocupan porque exista un intercambio interno sobre los retos operativos, sus avances y logros, con el reconocimiento debido cuando hay éxitos tempranos o sobresalientes. Comunicarse con los equipos es crucial.

Muchos  estudios de clima organizacional reflejan que cuando hay comunicación deficiente, los resultados de tales investigaciones suelen ser decepcionantes. Las organizaciones autoritarias, vanidosas y más reactivas que proactivas en su relación con la gente, tienen mayores riesgos de que los trabajadores reaccionen contra la empresa, trabajen con menos compromiso o, simplemente, busquen oportunidades en otras empresas.

Es por ello que en la medida en que los ejecutivos, gerentes y supervisores asuman un rol comunicacional activo y aprendan a desarrollar habilidades para ejercer adecuadamente este reto, podrán construir un clima interno más auspicioso.

Artículo publicado en la revista Business Venezuela / Junio 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s