Optimismo emprendedor

Optimismo. Este fue el mensaje que la mayoría de los líderes del sector privado entrevistados trasmitieron durante el foro “Empresarios de Hoy Líderes de mañana”, realizado el pasado 18 de noviembre en el marco del 7º Encuentro Empresarial organizado por la Cámara de Caracas.

Proponer esta actitud frente a más de 200 jóvenes asistentes al evento pudiera ser interpretado como un contrasentido frente a las adversidades que se acumulan en el entorno empresarial venezolano.

Pero a pesar de que estas mismas circunstancias hayan catapultado a talentos de las nuevas generaciones fuera de las fronteras, en el mismo foro se pudo constatar que los jóvenes, por sus intervenciones, quieren construir futuro en el país y son expresión fiel de la resiliencia: la capacidad de resistir y recuperarse ante situaciones difíciles.

Varios de los jóvenes con quienes nos tocó compartir, tanto en el panel como en el auditorio, se mostraron como emprendedores. Esto indica que el emprendimiento es una vocación presente en el ciudadano venezolano.

Los empresarios expusieron allí conceptos que abonan hacia el diseño de buenas prácticas del emprendedor. Entre ellas, que debe existir una sana y justa relación con los trabajadores. Que hay que atender a las comunidades. Que hay que generar ganancias sin especular. Que es necesario reinvertir. Que hay que tener un comportamiento ético tanto individual como empresarial. Que hay que escuchar al cliente.

Los líderes empresariales consideran, además, que este es un comportamiento que debe prevalecer internamente en las empresas. Los gerentes deben asumir un rol de emprendedores, con prácticas como las indicadas, para estimular la creatividad y la innovación dentro de las empresas. Y hay que hacerlo con optimismo, para construir un entorno menos hostil para el emprendimiento.

 

Anuncios

Desafíos del “empresario nuevo”

Amado Fuguet V.

Es imperativo que aparezca el “Empresario Nuevo” que decida ocuparse de mejorar la calidad social de sus trabajadores.

Este planteamiento lo formuló días atrás Mariolga Girán, abogada laboral, durante una intervención en unas jornadas de Recursos Humanos de la Cámara de Industriales del estado Aragua, según el documento que esta organización divulgó posteriormente.

La propuesta representa un replanteamiento de los asuntos prioritarios del sector empresarial, en aras de crear una causa común trabajadores-comunidad-empresa, sustentada en una gerencia que vaya más allá de los temas duros operativos, y que se ocupe de los asuntos blandos de las organizaciones.

Supone, por otra parte, que el empresario preste la mayor atención posible, con método, a las señales del entorno y su impacto dentro de las empresas. Invoca atender con prioridad lo interno, seguir el clima laboral, el comportamiento de los trabajadores, la actitud de los gerentes y supervisores y cómo se desarrollan los procesos comunicacionales entre ellos.

En el fondo, el llamado de Girán constituiría un giro en el enfoque tradicional de las relaciones trabajador-empresa, más allá de la dinámica sindicato-patrono.  Así, exigiría una transformación cultural que, en el plazo inmediato, podría servir de muro de contención a la escalada de toma de control por parte del Estado de activos del sector privado; pero en un horizonte más largo, podría impulsar una recuperación del entramado empresarial venezolano.

Este desafío requiere no sólo la toma de conciencia por parte de los empresarios, sino también el desarrollo de un plan de acción comunicacional que genere compromiso interno con iniciativas que sean claramente percibidas por los trabajadores como de beneficio mutuo.

amado@fuguetcomunicacionycambio.com / Twitter: @Amadofuguet

 

Diálogo, ¿dónde estás?

Amado Fuguet V.

Se logra mucho más cuando se construyen relaciones basadas en la honestidad y el diálogo, que cuando se utiliza la amenaza y el miedo.

La frase anterior es de Polar. La acuñó en su reciente comunicado mediante el cual fijaba posición sobre los señalamientos y acciones que se han venido realizando en torno a ella.

El enunciado pudiera pertenecer a cualquier organización venezolana. En el fondo, reproduce un estado de ánimo signado por la angustia, la incertidumbre, e incluso la impotencia. Es un efecto psicológico que se ha venido instalando no sólo entre empresarios que temen perder las compañías que han construido a lo largo de los años, sino especialmente entre la mayoría de quienes  trabajan en ellas, y además entre proveedores, comunidades, e incluso clientes.

Sigue leyendo

Lecciones de la mina: equipo

Amado Fuguet V.

Además del liderazgo compartido y la comunicación como factor clave, el trabajo en equipo completa la trilogía de lecciones derivadas del rescate de los mineros chilenos.

Este proceso se pudo observar en tres niveles. El primero de ellos fue el estratégico, que permitió coordinar los esfuerzos  interinstitucionales para, todos a una, planificar, poder encontrar la metodología apropiada entre distintas, asignar los recursos y brindar todo el apoyo necesario a los mineros durante las semanas que tardaría el proceso de perforación. Sigue leyendo