La organización que tenga oídos, que escuche

Amado Fuguet V. / Columna Communications / Revista Business Venezuela / Julio 2010

Los  gerentes tienen la oportunidad de lograr una mejor relación con el personal  si prestan atención a lo que piensa y quiere expresar la gente que trabaja en las empresas. El exigente entorno determina cambiar el viejo paradigma que basaba la gestión comunicacional interna exclusivamente en lo que la organización quiere transmitir. Escuchar es comunicar. Sigue leyendo

Anuncios

Diálogo binacional: reto para empresarios y trabajadores

Amado Fuguet V.

La prudencia con la cual reaccionaron los gremios privados locales y binacionales ante el anuncio del gobierno venezolano con Colombia, refleja la seriedad del impacto que esta medida tiene para los agentes económicos de los dos países.

El mensaje se ha enfocado en hacer un llamado a la reflexión y al diálogo, ya que un escenario de controversia de mayor escala incrementa los riesgos económicos para empresarios y trabajadores y la sociedad en general de ambas naciones.

Desde el año pasado, cuando las relaciones comerciales se vieron truncadas, se han sentido severos efectos tanto para las organizaciones colombianas como venezolanas. No hay en absoluto ganadores, salvo empresas de terceros países que, aún sin buscarlo,  han aprovechado la ocasión.

Si bien es cierto que las empresas colombianas han encontrado refugio en otros mercados, y que desde Venezuela se han buscado suplidores sustitutos; el balance de daños puede ahora verse agravado ante el nuevo escenario. Para ambos.

Esta crisis golpea a los empresarios y sus gerentes, pero también a los trabajadores de las empresas respectivas. No sólo hay un impacto económico, sino anímico. La incertidumbre ha enrarecido el clima de las organizaciones. Y en muchos casos, este estado de preocupaciones se manifiesta en comunidades completas que, como en ciudades fronterizas, dependen de la actividad derivada de los negocios binacionales.

Aún con el trasfondo ideológico que motiva esta separación, empresarios y trabajadores, de aquí y de allá, deben compenetrarse para promover la comunicación binacional, donde la escucha sea el mecanismo activador del diálogo.

amado@fuguetcomunicacionycambio.com / Twitter: @Amadofuguet

Salario emocional

AMADO FUGUET V.

Es cierto. El paquete salarial es fundamental para mantener en la organización al mejor talento. Más en una economía inflacionaria. Pero no es el único factor para motivar y generar compromiso.

Dice Ken Blanchard que los trabajadores competentes buscan oportunidades donde sus contribuciones se valoran y recompensan, donde participen y se les conceda poder, donde puedan desarrollar sus habilidades, vean posibilidades de avance y crean que pueden influir sobre los resultados.

“Sin colaboradores comprometidos y debidamente facultados, una compañía nunca podrá ofrecer un buen servicio. No se pueda tratar mal a los colaboradores y esperar que éstos traten bien al clientes”, asegura este gurú del liderazgo, quien defiende la tesis de que lo principal en una empresa es crear un ambiente de motivación y una estructura organizacional flexible para permitirle a su gente dar lo mejor de sí.

En Venezuela, el contexto ha dado lugar a una reflexión profunda por parte de muchas organizaciones sobre la necesidad de conseguir no sólo un compromiso del personal para una mayor productividad, sino también para generar identificación, suficiente como para que los intereses comunes puedan servir de defensa ante posibles ataques a la propiedad privada.

Por eso, estamos viendo que cada vez más empresas buscan no sólo mantener paquetes de beneficios económicos que compensen los embates inflacionarios, sino conseguir un clima laboral interno donde el trabajador se sienta cada vez más satisfecho y donde perciba que su labor es tema de conversación permanente en el diálogo supervisor-colaborador.  El salario emocional es determinante para la motivación y el compromiso.