Realidades empresariales de 2010 (y III): entorno de oráculos

Amado Fuguet V.

Analizar el entorno se tornó un drama ineludible para los gerentes venezolanos durante este año que cierra violentamente sus puertas.

Durante buena parte del 2010, ejecutivos y especialistas  se concentraron en vaticinar  los resultados de las elecciones que ocurrirían en septiembre, en anticipar cómo respondería la economía al gasto electoral, en saber hasta dónde llegaría la crisis con Colombia, en adivinar qué sectores serían  expropiados, en vislumbrar las consecuencias del colapso eléctrico y en profetizar las nuevas leyes y regulaciones que se impondrían desde la Asamblea y el Estado en general, entre otros acertijos.

Sigue leyendo

Realidades empresariales del 2010(II): gerencia de la incertidumbre

Amado Fuguet V.

Si algún estado emocional prevaleció dentro de las empresas venezolanas este año fue la incertidumbre. Tanto entre dueños y gerentes como trabajadores.

Entre los factores que indujeron este fenómeno generalizado, el temor a la expropiación y sus efectos aparece como el abanderado. Esta sensación de inseguridad que hasta hace unos años sólo se percibía en algunos sectores de la economía, se ha instalado prácticamente en todos los ámbitos empresariales. Cualquier domingo puede surgir un anuncio sobre alguna estatización en la agroindustria, la banca, la construcción, el comercio, las telecomunicaciones, el transporte y pare usted de contar. Sigue leyendo

Realidades empresariales del 2010(I): respuesta laboral

Amado Fuguet V.

Durante 2010 la polarización laboral y sindical auspiciada desde el sector oficial siguió profundizándose. Sin embargo, lo más resaltante en el ámbito laboral este año ha sido la reacción de trabajadores frente al Estado patrono y la protesta ante las expropiaciones.

Los sindicatos paralelos han convertido su misión de defensa de los intereses de los trabajadores, en otra orientada hacia la agitación política en las organizaciones, en muchos casos como vía para la desestabilización de la empresa, como punto de partida para la justificación de su eventual estatización.

Sin embargo, en muchas empresas el personal ha comparado los riesgos de pertenecer a una nómina estatal –constatables en los problemas laborales que han estallado en emblemáticas compañías expropiadas-. En consecuencia, han generado acciones para frenar tal escenario.

Si bien es cierto que una de las tendencias de 2010 es que las autoridades laborales han buscado restar autonomía a las empresas y los sindicatos para convenir sus acuerdos laborales, una táctica que podría generar situaciones-excusa para intervenciones drásticas, ha habido respuestas por parte de los trabajadores.

Ha ocurrido, incluso, que dirigentes sindicales progubernamentales han comprendido que la estatización no es la mejor opción para sus agremiados, y se han visto en la necesidad de fijar posición pública planteando su cuestionamiento a las expropiaciones.

En este contexto, más que en 2009, el liderazgo empresarial del sector privado, tanto en el ámbito gremial como en las propias empresas, ha buscado un diálogo interno con los trabajadores, para escuchar sus necesidades y exponer la dinámica de las empresas dentro del complejo entorno que hoy viven.

amado@fuguetcomunicacionycambio.com

 

El falso sentido de urgencia

Amado Fuguet V.

Si se observa cómo se ha atendido la emergencia producto del diluvio, no es difícil concluir que se ha desarrollado una gestión gerencial caracterizada por un falso sentido de urgencia.

Voluntarismo, corredera, movilizaciones, medidas de último momento es lo que se ha visto, todo sin una clara y verdadera coordinación y trabajo en equipo. Investigadores del cambio y el liderazgo, como  John Kotter, de la Universidad de Harvard, han concluido que este estilo “gerencial” –que puede observarse en ámbitos públicos y privados-se denomina “falso sentido de urgencia”, en el cual una actividad frenética puede generar otros problemas y fracasos.

El verdadero sentido de urgencia no se relaciona con actividades agotadoras cuyos resultados son momentáneos, ni está apoyado en un torrente de adrenalina. Se genera cuando se coopera con energía y responsabilidad, poniendo en práctica soluciones inteligentes y duraderas. Sigue leyendo

Optimismo emprendedor

Optimismo. Este fue el mensaje que la mayoría de los líderes del sector privado entrevistados trasmitieron durante el foro “Empresarios de Hoy Líderes de mañana”, realizado el pasado 18 de noviembre en el marco del 7º Encuentro Empresarial organizado por la Cámara de Caracas.

Proponer esta actitud frente a más de 200 jóvenes asistentes al evento pudiera ser interpretado como un contrasentido frente a las adversidades que se acumulan en el entorno empresarial venezolano.

Pero a pesar de que estas mismas circunstancias hayan catapultado a talentos de las nuevas generaciones fuera de las fronteras, en el mismo foro se pudo constatar que los jóvenes, por sus intervenciones, quieren construir futuro en el país y son expresión fiel de la resiliencia: la capacidad de resistir y recuperarse ante situaciones difíciles.

Varios de los jóvenes con quienes nos tocó compartir, tanto en el panel como en el auditorio, se mostraron como emprendedores. Esto indica que el emprendimiento es una vocación presente en el ciudadano venezolano.

Los empresarios expusieron allí conceptos que abonan hacia el diseño de buenas prácticas del emprendedor. Entre ellas, que debe existir una sana y justa relación con los trabajadores. Que hay que atender a las comunidades. Que hay que generar ganancias sin especular. Que es necesario reinvertir. Que hay que tener un comportamiento ético tanto individual como empresarial. Que hay que escuchar al cliente.

Los líderes empresariales consideran, además, que este es un comportamiento que debe prevalecer internamente en las empresas. Los gerentes deben asumir un rol de emprendedores, con prácticas como las indicadas, para estimular la creatividad y la innovación dentro de las empresas. Y hay que hacerlo con optimismo, para construir un entorno menos hostil para el emprendimiento.

 

Desafíos del “empresario nuevo”

Amado Fuguet V.

Es imperativo que aparezca el “Empresario Nuevo” que decida ocuparse de mejorar la calidad social de sus trabajadores.

Este planteamiento lo formuló días atrás Mariolga Girán, abogada laboral, durante una intervención en unas jornadas de Recursos Humanos de la Cámara de Industriales del estado Aragua, según el documento que esta organización divulgó posteriormente.

La propuesta representa un replanteamiento de los asuntos prioritarios del sector empresarial, en aras de crear una causa común trabajadores-comunidad-empresa, sustentada en una gerencia que vaya más allá de los temas duros operativos, y que se ocupe de los asuntos blandos de las organizaciones.

Supone, por otra parte, que el empresario preste la mayor atención posible, con método, a las señales del entorno y su impacto dentro de las empresas. Invoca atender con prioridad lo interno, seguir el clima laboral, el comportamiento de los trabajadores, la actitud de los gerentes y supervisores y cómo se desarrollan los procesos comunicacionales entre ellos.

En el fondo, el llamado de Girán constituiría un giro en el enfoque tradicional de las relaciones trabajador-empresa, más allá de la dinámica sindicato-patrono.  Así, exigiría una transformación cultural que, en el plazo inmediato, podría servir de muro de contención a la escalada de toma de control por parte del Estado de activos del sector privado; pero en un horizonte más largo, podría impulsar una recuperación del entramado empresarial venezolano.

Este desafío requiere no sólo la toma de conciencia por parte de los empresarios, sino también el desarrollo de un plan de acción comunicacional que genere compromiso interno con iniciativas que sean claramente percibidas por los trabajadores como de beneficio mutuo.

amado@fuguetcomunicacionycambio.com / Twitter: @Amadofuguet

 

Diálogo, ¿dónde estás?

Amado Fuguet V.

Se logra mucho más cuando se construyen relaciones basadas en la honestidad y el diálogo, que cuando se utiliza la amenaza y el miedo.

La frase anterior es de Polar. La acuñó en su reciente comunicado mediante el cual fijaba posición sobre los señalamientos y acciones que se han venido realizando en torno a ella.

El enunciado pudiera pertenecer a cualquier organización venezolana. En el fondo, reproduce un estado de ánimo signado por la angustia, la incertidumbre, e incluso la impotencia. Es un efecto psicológico que se ha venido instalando no sólo entre empresarios que temen perder las compañías que han construido a lo largo de los años, sino especialmente entre la mayoría de quienes  trabajan en ellas, y además entre proveedores, comunidades, e incluso clientes.

Sigue leyendo

Lecciones de la mina: equipo

Amado Fuguet V.

Además del liderazgo compartido y la comunicación como factor clave, el trabajo en equipo completa la trilogía de lecciones derivadas del rescate de los mineros chilenos.

Este proceso se pudo observar en tres niveles. El primero de ellos fue el estratégico, que permitió coordinar los esfuerzos  interinstitucionales para, todos a una, planificar, poder encontrar la metodología apropiada entre distintas, asignar los recursos y brindar todo el apoyo necesario a los mineros durante las semanas que tardaría el proceso de perforación. Sigue leyendo

Lecciones de la mina: comunicación

Amado Fuguet V.

Si habría que escoger cuáles fueron los factores más críticos para que se desarrollara con éxito el rescate de los mineros en Chile, la comunicación ocuparía un lugar privilegiado entre ellos.

Tanto así, que los propios atrapados se afanaron para introducir mensajes en los dispositivos de excavación que lograron llegar al sitio el 22 de agosto, dos semanas después del derrumbe que los confinó dentro de la mina. Las notas escritas avisaron al mundo que estaban vivos.

Los relatos indican que la comunicación dentro del equipo fue fundamental para mantener la esperanza y aplicar tácticas de supervivencia antes de que la excavadora los contactara por primera vez.

Después de conocerse que los 33 se encontraban a salvo, se establecieron canales de videoconferencias, teléfonos y otros medios,  para ofrecerles las primeras indicaciones,  brindarles soporte psicológico y médico especializado y progresivamente mantener contacto con familiares. Sigue leyendo

Lecciones de la mina: liderazgo compartido

Amado Fuguet

“Ahora tenemos que unirnos para sacarlos de las entrañas de las montañas”, fue la frase que Sebastián Piñera transmitió a los chilenos el 22 de agosto, cuando mostraba el mensaje que los mineros enviaron en un papel: “Estamos bien en el refugio los 33”.

El pronunciamiento de Piñera en ese momento fue la expresión de una visión que guiaría el proceso que culminó exitosamente el pasado 13 de octubre, cuando fueron rescatados los mineros. Sigue leyendo